Adopción, dejar sanar el alma

0 Rating
$ 35000,00
Ref.: Adopción, dejar sanar el alma
«Con valentía Carolina entrega su historia. Nos cuenta del vacío que sentía desde muy niña y del anhelo que la hizo viajar hasta Colombia para buscar a su mamá biológica. La voz de Carolina y de miles de personas adoptadas que van al extranjero es importante, igual que la voz de su mamá Gilma, y miles de voces de mujeres colombianas que han dado en adopción a sus hijos. Nos hacen entender que las adopciones internacionales no siempre son fáciles».«Con valentía Carolina entrega su historia. Nos cuenta del vacío que sentía desde muy niña y del anhelo que la hizo viajar hasta Colombia para buscar a su mamá biológica. La voz de Carolina y de miles de personas adoptadas que van al extranjero es importante, igual que la voz de su mamá Gilma, y miles de voces de mujeres colombianas que han dado en adopción a sus hijos. Nos hacen entender que las adopciones internacionales no siempre son fáciles». —LENA HANSSON,Periodista y escritora
Autor
Carolina Skyldberg
Lee las primeras páginas

button teleo

 Volver a:

«Cuando yo tomé la decisión de buscar a mi madre biológica, ya nada podía detenerme. La meta estaba definida y trabajé para llegar a ella. Traspasé los obstáculos que surgieron en mi camino, tomé rumbos diferentes a los que había pensado en un principio, y triunfé. Pude abrazar a mi madre y sentir el poder del amor que me rodeaba. Pude llenar el vacío de tantos años de anhelo. Ansias de algo que no sabía que extrañara tanto.»

«Cuando yo tomé la decisión de buscar a mi madre biológica, ya nada podía detenerme. La meta estaba definida y trabajé para llegar a ella. Traspasé los obstáculos que surgieron en mi camino, tomé rumbos diferentes a los que había pensado en un principio, y triunfé. Pude abrazar a mi madre y sentir el poder del amor que me rodeaba. Pude llenar el vacío de tantos años de anhelo. Ansias de algo que no sabía que extrañara tanto.»

Lo fundamental para mí no era encontrar una nueva madre —ya tengo una—, sino encontrarme yo misma y saber quién soy a través de mi madre biológica. Experimenté un nuevo amor y me sentí orgullosa de quien soy.


»Por primera vez en mi vida pude reflejarme en otra persona, en lo corporal como en la manera de ser, en mi comportamiento. Algo muy natural para todos los hijos biológicos.»


—CAROLINA SKYLDBERG

 

 

Comentarios

Aún no hay comentarios para este producto.